Loading color scheme

Los alineadores transparentes, la opción 'invisible' para lograr sonrisas perfectas

Comenzar un tratamiento de ortodoncia es una decisión importante que no se puede tomar a la ligera. Así que como especialistas, los odontólogos tienen que conocer bien las necesidades de sus clientes y estar preparados para asesorarlos. Principalmente, porque el fin del odontólogo es que sus pacientes estén preparados para valorar todos los factores, como el precio, la estética, la comodidad o la complejidad del proceso.

 Es más, según un reciente estudio, la mencionada estética es uno de los aspectos más determinantes, ya que está detrás de 1 de cada 4 tratamientos de ortodoncia en adultos. De ahí que, además, el 14 % de la población se decante expresamente por las soluciones de ortodoncia estética.

¿Qué diferencias hay entre los alineadores transparentes y los brackets invisibles?

Por fortuna, ya quedaron atrás los tiempos en los que los aparatos dentales eran grandes y molestos. Las voluminosas piezas metálicas han ido dejando paso, poco a poco, a tratamientos de ortodoncia invisible, que además de ser tan o más efectivos que las opciones más antiguas, también son enormemente cómodos.

Pero, ¿en qué consisten estos tratamientos estéticos? Desde el principio, es importante decir que, dentro de este tipo de ortodoncias, encontramos los aparatos (brackets) invisibles y los alineadores invisibles o transparentes. Los primeros son soportes fijos que se colocan en cada pieza dental y que se unen a través de ligaduras.  Con la particularidad de que, para que no sean apreciables a simple vista, se adhieren a la parte interna de los dientes. Son lo que llamamos brackets invisibles o brackets linguales.

Mientras tanto, los alineadores dentales son la alternativa a estos dentro de la ortodoncia invisible. En su caso, no consisten en pequeñas piezas correctoras fijas, sino que son férulas removibles que se colocan alrededor de los arcos dentales, para ejercer una fuerza sobre los dientes y colocarlos adecuadamente. Así que, se diseñan a medida de cada paciente, ya que no hay dos mordidas iguales y en ortodoncia hay que tratar cada caso de forma individual.

Para poner en marcha este tipo de tratamiento, es necesario realizar un estudio en profundidad en 3D de la boca del paciente. En él se emplean técnicas de digitalización y se visualizan tanto la colocación de sus dientes como el estado de su mordida, lo que permite elaborar un presupuesto y detallar la duración del procedimiento.

En consecuencia, con este trabajo los odontólogos pueden aportar una información muy valiosa para que el cliente pueda dar su visto bueno. Algo fundamental para poder encargar a un laboratorio dental el diseño y la producción de la férula o de las férulas necesarias; y con ello, dar inicio al tratamiento.

Las ventajas de los alineadores dentales dentro de la ortodoncia estética 

Los odontólogos saben que los aparatos dentales son altamente efectivos para asegurar buenos resultados en los tratamientos de ortodoncia. Pero la idea de llevar brackets en los dientes durante meses e incluso años no es atractiva para todo el mundo. Por ello, en Henry Schein te contamos las ventajas que hacen de los alineadores transparentes una alternativa muy interesante ofrecerles a nuestros clientes:

-  Se diseñan a la medida del paciente: Se ajustan a la perfección a su boca y son muy cómodos de poner y usar. Gracias a la tecnología actual es posible elaborar modelos de enorme precisión en 3-D, lo que es una gran garantía para conseguir resultados óptimos.

- Se pueden extraer de la boca: El paciente puede retirar la(s) férula(s) en momentos concretos, como para comer o cepillarse los dientes. El odontólogo es quien marca la pauta y aconseja los momentos en los que se deben usar, pero su adaptabilidad es un gran punto a su favor respecto a los brackets invisibles, ya que estos permanecen fijos.

Son totalmente transparentes, por lo que no se perciben a simple vista: Como opción de ortodoncia invisible son prácticamente perfectos, porque son férulas inapreciables a simple vista.

Hay menos riesgos de complicaciones durante el tratamiento: Los aparatos fijos de los dientes son, en general, más molestos. E incluso pueden provocar dolor por la aparición de heridas o aftas, producidas por las rozaduras de los brackets con la piel. Pero con los alineadores no se producen estas lesiones, y además – salvo mal uso o accidente - no hay peligro de que sea necesaria una visita de urgencia al odontólogo por rotura o pérdida de alguna de las piezas correctoras.

- No condicionan la dieta: Los brackets tienen la desventaja de que no permiten comer alimentos duros o mascar chicle. El riesgo de rotura o desprendimiento de una de estas piezas es evidente; algo que no sucede con los alineadores dentales, ya que para cuidarlos basta con quitárselos antes de masticar.

Son más higiénicos: Por las características de los aparatos dentales, estos favorecen la acumulación de suciedad y de restos de comida en la boca. Las partículas pueden quedarse entre los brackets o las ligaduras y los propios dientes, por lo que es necesario cepillarse bien y emplear hilo dental. En cambio, los alineadores invisibles no condicionan los hábitos de salud bucodental del paciente, pues permiten su retirada antes de llevar a cabo cada lavado.

Protegen los dientes: Al cubrir las piezas dentales, no solo se encargarán de recolocarlas adecuadamente, también las protegerán del desgaste. Y, por supuesto, las férulas están hechas material antialérgico, que evitará que pueda haber algún tipo de rechazo o de reacción fisiológica adversa.

- Suelen dar resultados rápidamente: Si el paciente está comprometido con el tratamiento y lo cumple adecuadamente, los efectos de los alineadores transparentes se pueden hacer notar en pocos meses.

alineadores transparentes infografia

¿Por qué incluir los alineadores transparentes dentro de nuestra oferta de ortodoncia?

Como ya hemos indicado, la especialidad ortodóncica no se entiende actualmente sin el factor estético. Cuando los clientes se plantean iniciar un tratamiento de este tipo, quieren contar varias opciones entre las que elegir, así como disfrutar de una experiencia cómoda, rápida y que interfiera lo menos posible con su vida social y personal. Por eso, para todo odontólogo que se preocupe por el bienestar de sus pacientes, es prácticamente una obligación incluir esta solución dentro de las ofertas de su clínica.

Y eso no es todo, ya que también es tremendamente interesante para el odontólogo. Al tratarse de un tratamiento moderno y muy avanzado, ofrece resultados precisos y evita las molestias de tener que ajustar los brackets y cambiar sus alambres. No en vano, gracias a sus técnicas digitalizadas, también permite controlar externamente cada detalle del proceso y diseñar piezas removibles personalizadas. Con lo que, en la mayoría de los casos, ni siquiera es necesario trabajar directamente sobre la boca del paciente.

¿Cuál es la tendencia actual en la demanda de este tratamiento?

Es importante saber que el uso de alineadores dentales no es apropiado para todo el mundo, y que los odontólogos deben encargarse de evaluar cada caso. Pero las situaciones de incompatibilidad son pequeñas excepciones, porque hablamos de uno de los tratamientos de ortodoncia estética más demandados. De hecho, según datos de 2019, en solo un año el crecimiento de los alineadores en España fue próximo al 40 %, lo que ha convertido a este país en uno de los grandes referentes europeos del sector. 

Por lo tanto, si tenemos en cuenta que la mitad de los españoles lleva o ha llevado algún tipo de ortodoncia, podemos comprender fácilmente la importancia que están adquiriendo hoy en día los alineadores transparentes dentro de la odontología. Y es que cada vez hay más personas que comprueban de primera mano que son una solución segura, cómoda y eficaz para conseguir la sonrisa perfecta que andan buscando. 

 

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar: