Loading color scheme

La mejor decisión para tomar tras un tratamiento de alineación dental

La boca, y en concreto nuestros dientes, son nuestra mejor carta de presentación. Por eso, no solo es importante cuidarlos por razones estrictamente de salud, también es recomendable hacer un esfuerzo para lucir una sonrisa bonita y estéticamente agradable. Sobre todo, después de someterse a un tratamiento de alineación dental, ya que es el momento idóneo para completar el trabajo que se ha realizado y para terminar de conseguir una dentadura que atraiga todas las miradas.

Nos referimos a otro tratamiento, el de blanqueo dental. Su gran ventaja es que, a diferencia de la ortodoncia o de la cirugía maxilofacial, este método estético es mucho más cómodo y amigable para el paciente. Y es que, por ejemplo, mientras que los tratamientos correctivos se suelen alargar meses e incluso algún que otro año, el de blanqueo es prácticamente inmediato, dado que en la mayoría de los casos bastará con hacer unas simples visitas al odontólogo o con seguir unos sencillos pasos en casa para lucir, en poco tiempo, unas piezas dentales blancas y con aspecto saludable. 

Primero una boca sana, después una boca bonita 

Pero, ¿a qué nos referimos a la hora de hablar de blanqueo dental? Pues a aquel tratamiento que lleva a cabo un especialista dental, con la finalidad de aclarar los dientes del paciente y conseguir que luzcan con un color blanco que evidencie su buen estado de salud. En condiciones normales, una persona tendrá muy difícil conseguir esto por sí sola aunque extreme la higiene y el cuidado de su boca, porque el simple hecho de comer y beber afecta a su esmalte, por no mencionar los casos en los que el tabaco o el alcohol también intervienen y desencadenan el amarilleamiento de las piezas dentales.    

Por lo tanto, el dentista es, una vez más, el mejor aliado para disfrutar de una boca perfecta y agradable a la vista. Así que lo aconsejable es acudir a su consulta, para que valore nuestra salud bucodental y confirme que estamos listos para iniciar cualquier procedimiento de blanqueamiento. Principalmente, porque el principal requisito antes de llevar a cabo cualquier mejora estética es contar con unos dientes y con una boca en perfecto estado.

Así, el momento ideal para plantearse esta solución es justo al terminar un tratamiento de alineación dental. ¿La razón? Es una garantía de que nuestra boca está preparada para el blanqueamiento, de forma que nos permite dar con total tranquilidad el último paso para lucir la sonrisa ideal que buscábamos desde el primer instante.

Infografía blanqueamiento dental

¿En qué consiste el tratamiento de blanqueamiento dental? 

Como ya hemos anticipado, es el odontólogo el que decidirá, en función del estado del esmalte y de su coloración, el sistema de blanqueamiento más adecuado. Lo habitual es que este se lleve a cabo, en una o varias sesiones, en la clínica dental. Pero también hay soluciones pensadas para que el paciente las lleve a la práctica en casa – a través de férulas especialmente adaptadas y bajo supervisión del especialista – o de manera combinada.

Y, por lo demás, el procedimiento en el entorno clínico es bastante sencillo, porque consiste básicamente en la aplicación inicial de una sustancia sobre las encías para protegerlas. Posteriormente, el dentista procederá a colocar un agente blanqueador en los dientes – normalmente gel de peróxido de carbamida - con el objetivo de que este actúe químicamente y los aclare. De hecho, en ocasiones se recurre a lámparas de luz LED para que incidan sobre el mencionado agente y desencadenen el tratamiento, al provocar la liberación de las moléculas de oxígeno que aclaran el esmalte. 

White Dental Beauty, un gel listo para aclarar sonrisas 

Con el fin de facilitar todos los tratamientos de blanqueamiento y de conseguir la máxima satisfacción en los clientes, Henry Schein Dental se complace de anunciar que ha introducido en el mercado White Dental Beauty Novon Mild. Este es un nuevo gel blanqueador, que destaca por su alta calidad y que está preparado para su uso plenamente profesional.  

Este producto entra desde el principio por los ojos, ya que dispone de una cuidada presentación que incluye numerosos recursos didácticos para los dentistas y para los pacientes – como folletos informativos, bolsas impresas, embalajes ecológicos, banners interiores que pueden incluir el logotipo de la consulta, imágenes en CD o vídeos promocionales -. Pero todo su potencial reside en el interior del propio gel, porque cuenta con el sello de la calidad de producción de Optident y con una preparación que asegura resultados visibles en menos de una semana. 

En concreto, el sistema profesional White Dental Beauty de Novon Mild ha sido preparado con peróxido de hidrógeno al 6 % y con fórmulas de peróxido de carbamida al 10 % y al 16 %. Lo cual supone una gran noticia, porque permite que los dentistas cuenten con una amplia variedad y con una mayor libertad para llevar a cabo los tratamientos. Algo que los pacientes también agradecen, al comprobar que su experiencia es muy positiva y que el blanco de sus dientes mejora rápidamente. 

No en vano, la fórmula de White Dental Beauty tiene tras de sí una experiencia de más de una década de éxito en mercados de gran exigencia, como el de Reino Unido. Tanto por la garantía que supone contar con una fórmula única y patentada que cumple con todas las directivas europeas, como por sus múltiples ventajas. Entre ellas, las que destacan los propios pacientes, quienes inciden en su capacidad para lograr los mejores resultados de manera casi inmediata, sin causar dolor o molestias y con efectos hidratantes para las piezas dentales.  

Y por si esto no fuera suficiente, White Dental Beauty también viene preparado en paquetes con geles para los tratamientos en los que el paciente tenga que aplicárselos en casa. De esta forma, consigue dar las mayores facilidades y logra que los tratamientos de blanqueamiento empiecen a ser vistos como la manera más sencilla y rápida de lucir una sonrisa sana y bonita sin incomodidades o molestias.